Traducciones jurídicas

Las traducciones en el ámbito jurídico son tan complejas como los textos subyacentes en el idioma de origen. En primer lugar, y por supuesto, esto se debe a la compleja terminología jurídica, que incluso en la propia lengua materna cuesta entender.

Es por este motivo que en la traducción, es necesario un enfoque profesional. Se requiere un buen conocimiento de los lenguajes jurídicos, así como un uso preciso de la terminología especializada.

También es fundamental contar con una amplia experiencia sobre el sistema jurídico del país del idioma de origen del que se realiza la traducción, así como en el país del denominado idioma de destino, es decir, el idioma hacia el que se va a traducir.

En JuraLink no sólo te ofrecemos una amplia información sobre el tratamiento de los textos jurídicos, sino que también representamos la profesionalidad y los años de experiencia, para que con nosotros tengas un socio fiable y para todas tus traducciones jurídicas.

¿Por qué contratar una traducción profesional para tus textos jurídicos?

Los textos jurídicos o legales son altamente especializados. Suele tratarse de escritos redactados por abogados para abogados y son casi exclusivamente comprensibles para ellos. Por ello, es lógico que también se espere que los traductores de textos jurídicos tengan conocimientos especializados, además de poseer excelentes conocimientos técnicos y lingüísticos generales.

Como puedes ver, sólo los traductores profesionales con una especialización en el campo jurídico y experiencia profesional tienen estas calificaciones. El lenguaje jurídico es extremadamente preciso, dejando poco espacio para otras formulaciones o incluso sinónimos.

Nuestros traductores son capaces de adaptar los textos al público adecuado. Si los textos jurídicos españoles en inglés no están destinados a ser leídos por abogados, sino que han de ser comprensibles para el resto de mortales, los traductores capacitados y experimentados pueden adaptar sin ningún problema el idioma en este ámbito.

Por consiguiente, los traductores con un enfoque jurídico son conscientes de las sutilezas lingüísticas de un texto jurídico, están familiarizados con el sistema jurídico en el idioma de origen y de destino y también están familiarizados con las costumbres textuales. Y debes saber que el diseño correcto también es importante.

¿Qué distingue a un traductor jurídico?

Puedes confiar en nosotros en la selección de los traductores adecuados para tus traducciones jurídicas. Seleccionamos según criterios estrictos y sólo trabajamos con traductores nativos del idioma hacia el que traducen que cuentan con muchos años de experiencia y han recibido formación o perfeccionamiento en el ámbito jurídico.

Para superar los obstáculos lingüísticos y culturales, los traductores jurídicos trabajan en estrecha colaboración con nosotros como agencia de traducción y, por tanto, también contigo como cliente, de modo que cualquier duda pueda aclararse sin problemas. Sabemos lo rápido que a veces hay que hacer las cosas, por lo que defendemos la velocidad y la fiabilidad.

Por último, pero no menos importante, la garantía de calidad es esencial para las traducciones jurídicas. Trabajamos con uno de los mejores softwares de traducción para garantizar una terminología uniforme en todos tus proyectos.

¿Para quién y en qué áreas especializadas traducimos?

JuraLink se especializa en la traducción de documentación jurídica y legal. Solemos trabajar con mucha documentación destinada a abogados, tribunales, etc. como lo pueden ser sentencias, decisiones judiciales o declaraciones de demanda.

En el ámbito del derecho mercantil y de sociedades, nuestros traductores se ocupan de textos sobre derechos de propiedad industrial (el derecho de patentes, por ejemplo), contratos o condiciones generales. Desde la introducción del Reglamento de Protección de Datos de la UE (DSGVO), las declaraciones de protección de datos también han pasado a formar parte de nuestro trabajo.

También realizamos muchas traducciones jurídicas para particulares. En su mayor parte, se trata de traducciones juradas de documentos y certificados. Sólo los traductores jurados están autorizados a traducir estos documentos y a declararlos legalmente vinculantes con su firma.

¿Es toda traducción jurídica una traducción jurada?

No, no todas las traducciones jurídicas tienen que ser automáticamente traducciones juradas. Se hace aquí una distinción entre los documentos que deben tener validez legal y los que son sólo de carácter informativo.

Sin embargo, las traducciones jurídicas destinadas a particulares suelen tener que ser juradas. Esto incluye documentos de identidad, certificados y escrituras, así como permisos de conducir y similares.

Antes de traducir un texto jurídico, averigua si es necesario jurarlo en el país de destino o incluso certificarlo mediante una apostilla o legalización.